Búsqueda
debates
debates / libros
Itinerarios de la crítica de arte
Desde la época de Immanuel Kant, atentos a los escritos de Denisse Diderot, y más cercanos a nuestro tiempo, los textos de Cardoza y Aragón y Octavio Paz, por citarse sólo un par de nombres a manera de referentes históricos de hombres que ejercieron la crítica de arte; esta práctica se ha instalado en un sitial muchas veces vapuleado y otras, admirado.
 
Relato del relato que es la obra de arte y parafraseando a Roland Barthes cuando dice que toda crítica es crítica de su obra y crítica también de sí misma; este correlato nace con el objeto artístico dando origen al discurso crítico, metalenguaje de la primigenia obra de arte.
 
Por lo que la crítica de arte es instancia de refundación, con capacidad creadora, actividad que cobra funcionalidad, en la inmensa mayoría de los casos, mediante la escritura, lugar de acceso a la praxis crítica, territorio donde las palabras se articulan para dar vida a la labor creativa de este metadiscurso, campo siempre de renovación posible, bienvenida a nuevos saberes, a la inquietud y curiosidad constante; experiencia de conocimiento.
 
Es tarea de la crítica comparar, incorporar y repensar la obra de arte sin despojarla del bagaje cultural y su tradición artística. Aggiornándose a los tiempos, vocera de su época, testigo de una velocidad cada vez más vertiginosa, la crítica no escapa, tampoco, a esa diversidad de medios masivos de comunicación surgidos en la contemporaneidad, y que poseen de forma innegable una gravitación esencial en la cultura con una influencia extraordinaria. Y es justamente en este escenario, donde la crítica se acopla a cada uno de ellos: desde espacios televisivos conducidos por críticos o emisoras radiales que dedican, tanto en su totalidad como incorporando segmentos, un lugar para el campo de la cultura y la crítica, hasta revistas especializadas en los diferentes lenguajes artísticos, como así también adecuándose a lo que espera el seguidor / oyente / espectador de los diferentes medios.
 
Asimismo la crítica abre un debate originado en los últimos tiempos: la revisión del concepto de arte, la reflexión sobre las relaciones entre teorías del arte y obras artísticas, o la polémica vinculada a la relación entre las instituciones (museos) o los nuevos espacios para la difusión y muestra del arte, los artistas y sus producciones.
 
Objetos de arte nos rodean, ocultos o frente a nosotros, son reveladores. El arte estetizó la vida cotidiana, por lo que la praxis crítica se hace, de alguna manera, consuetudinaria, desplegándose en múltiples manifestaciones; manifestaciones que suponen hacer cada vez más accesible y a su vez más académica la práctica crítica.
C.M.B.
dice:

Coincido con el supuesto de estetizar la vida cotidiana como una tarea ética y con el propósito de dulcificar nuestra realidad (vapuleada realidad). La crítica se ejerce en el preciso momento en que se opta y presupone cierta libertad, aunque utópica, es menester autoexigirla (¿suena raro, no?).
02.08.10


Nombre
Email
Comentario