Búsqueda
críticas
El sonido de la identidad
Música en Argentina. 200 años, idea original y supervisión general de José Luis Castiñeira de Dios. En la Casa Nacional del Bicentenario. Riobamba 985. Desde el 25 de abril de 2012. Martes a domingos y feriados de 15 a 21 hs.



Si la memoria, la reflexión y el debate de nuestra historia son los pilares sobre los que se ha creado la Casa Nacional del Bicentenario, sin duda esta exposición cumple con todas esas prerrogativas. Tres pisos de su gran edificio es lo que abarca esta muestra que sorprende por su mirada heterodoxa y pluralista ya que, además de los géneros folklóricos, se puede tomar contacto con la historia de otras influencias musicales que también nos hablan de nuestro pasado y nos ayudan a entender el presente.
 
Ya en el ingreso, se puede ver la videoinstalación Los sonidos de la Música, proyectada en tres pantallas coordinadas y que recorre la historia de la música utilizando recursos de gran valor didáctico. Con buen tino, no se comienza la exposición efectuando un corte histórico caprichoso sino que se realiza una introducción con el fin de contextualizar la realidad de 1810. Se repasa la música del período prehispánico como las fusiones que sufrió luego a raíz de la conquista. A partir de la Revolución de Mayo, comienza el análisis de la música de los últimos 200 años basándose en las categorías con las que se estructura toda la exposición. Se inicia con la historia de la música académica para luego pasar por todos los géneros populares. Sin olvidar el contexto social, político y artístico, el tango, el folklore, el jazz, el bolero, la cumbia, el cuarteto, la nueva ola, los cantantes populares de los años sesenta y el rock se hacen presentes acompañados de imágenes y frases célebres de nuestros músicos y grandes pensadores.  
 
Si quisiéramos mantener un orden histórico, tendríamos que continuar el recorrido pasando al segundo piso. Los conceptos vertidos en la videoinstalación sobre la música de los pueblos originarios, la época de la colonia y el siglo XIX aquí se materializan. La cantidad y antigüedad de los elementos conseguidos para esta exposición reflejan el en gran esfuerzo y ambición de sus realizadores. Viejas partituras, instrumentos originales de cada época, grabados, fotos y antiguas grabaciones forman parte de este sector donde vuelve a queda en claro la gran cantidad de influencias que conforman nuestra música y su relación con los acontecimientos históricos que marcaron las primeras décadas de nuestro país.
 
El siglo XX se despliega en el primer piso. Todos los géneros populares antes citados tienen su espacio junto a las vanguardias del Di Tella y el Teatro Colón. Las tapas de los primeros discos del rock nacional conviven con una muestra fotográfica de los músicos más populares de la cumbia, partituras originales del tango y una muestra de folklore categorizada por provincia. También se ha dedicado un espacio para exhibir copias ampliadas de las listas del silencio, nada menos que las listas negras donde figuraban los nombres de los artistas que debían ser censurados durante la última dictadura.
 
De esta forma, participando de la interactividad que se propone en algunos sectores, observando réplicas de antiguos estilos arquitectónicos, escuchando la monodia de los pueblos originarios o conociendo curiosos instrumentos ya en desuso, es que terminamos entendiendo la verdadera dimensión de esos conceptos destacados en el primer video, de esos escritos que reflejan el pensamiento de nuestros grandes artistas. Así se entiende que durante el siglo XIX se pensara que la música argentina era una mezcla de “técnica francesa y payada criolla”, que las vanguardias del siglo XX afirmaran la necesidad de “separarse de europa para poder ver” y que en los años 70, algunos músicos aceptaran con resignación que “el argentino vive exiliado de su propia tradición cuando busca reflejar su propio país”.
Nombre
Email
Comentario