Búsqueda
críticas
Todos en La Cárcova

Ojos de Papel. Conjunto Américas en concierto, dirigido por Andrés Gerszenzon. Interpretado por Florencia Gallo y Karina Sovier, soprano; Ana Estefanía Shanton, saxo; Catriel Rivadero, guitarra; Carolina Sepúlveda, piano y clave y Lorena Torales, piano y órgano. En el Museo Ernesto de la Cárcova. Función: domingo 26 de agosto, 16 hs.




Mirar y escuchar. Un IUNA Para Todos
es un nuevo proyecto llevado adelante por la Secretaría de Extensión Cultural y Bienestar Estudiantil del IUNA. La premisa principal es generar exhibiciones de las producciones de cada compañía, elenco y grupo de la institución para públicos con un acercamiento limitado a este tipo de propuestas. Con una especial atención de crear este acceso de manera plena, los eventos son planteados en ámbitos en donde su desarrollo sea óptimo y el espectador pueda experimentarlos de la mejor forma posible.

Así es que, el Departamento de Artes Musicales y Sonoras presenta el ciclo DAMus en la Cárcova. En este marco, el hall principal del Museo de Calcos y Escultura Comparada Ernesto de la Cárcova funcionó como auditorio para la presentación del Conjunto Américas.

El domingo 26 de agosto, pasadas las 16, luego de una introducción a cargo del director Andrés Gerszenzon, se dio por comenzado el espectáculo Ojos de Papel con la pieza "Tota Pulchra es María" de Andrés Flores. Un eje temático, en este caso la mujer, orienta la selección del repertorio para cada concierto, el conjunto recorre el continente americano ejecutando obras de una variedad de épocas y multiplicidad de estilos. En este crisol de regionalidades y matices musicales  se  puede encontrar desde la canción infantil típica de Cuba “Drume Negrita” hasta la “Milonga de la Anunciación” de Astor Piazzolla, pasando por composiciones más actuales como “El Último Mochilero” del uruguayo Leo Masliah. Con el contraste en el repertorio que supuso la inclusión de “Veni Sponsa Christi” y “Para Arrullar el Amor” (ambas creadas por Juan de Araujo exponente del Barroco Americano del siglo XV) se logró un variado muestrario de formas musicales que reconstruyen paisajes y momentos históricos del continente latinoamericano.

El listado previsto constaba de 12 canciones, se realizaron tres más, la antepenúltima (no anticipada en el programa) fue “Muchacha Ojos de Papel” de Luis Alberto Spinetta. El mismo director repartió entre los presentes el texto de la canción, invitando al público a participar, haciéndoles entender que el espacio era de todos: sin uno no hay otro. Sin un ámbito, una convivencia y construcción en común, no hay nada.

De esto mismo fue muestra lo sucedido espontáneamente minutos después de la propuesta principal: chicos de la villa Rodrigo Bueno, dirigidos por su maestra Karina, ofrecieron a los espectadores una muestra de danzas típicas del Paraguay. Despojándose de la extrañeza de estar en un lugar no habitual y de lo poco acogedor que puede resultar en un primer contacto un museo, los niños presentaron sus danzas y desplegaron una variedad de estilos que compilaron varios estadios de la danza autóctona del país vecino. Con entusiasmo y ganas de participar, los chicos dieron el cierre final al evento, siendo saludados y felicitados por todos los asistentes.

La institución del museo muchas veces genera, desde la imagen social que se tiene de él, aires de frialdad y alejamiento entre el público no familiarizado. Quizás por desconocimiento, miedo o algún tipo de sacralidad creada esto genera la sensación de, como comenta Karina, ser “sapo de otro pozo”. Afortunadamente, este tipo de actividades reordenan y desconfiguran estas impresiones. Son muestras de los diferentes alcances de la institución, descontracturan y reafirman la función social de museo.

Nombre
Email
Comentario