Búsqueda
críticas
Sigue siendo el mismo de siempre
Pajaritos, bravos muchachitos, del Indio Solari y los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, Distribuidora Belgrano Norte, 2013.



El cuarto disco solista del Indio Solari está compuesto por once canciones y un bonus track en el que participan Sergio Dawi, Semilla Bucciarelli y Walter Sidoti, ex integrantes de Patricio Rey. Pajaritos, bravos muchachitos mantiene el mismo formato libro -casi de colección- que llevan los tres discos anteriores (El tesoro de los inocentes, 2004; Porco Rex, 2007; El perfume de la tempestad, 2010). Todas sus publicaciones mantienen una estética similar, con ilustraciones del Indio que aportan un marco conceptual a la obra musical. En este caso todos los dibujos transforman, de manera antropomórfica, aves en seres humanos: esos pajaritos que son, también, bravos muchachitos.
 
Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado acompañan una vez más  con notable precisión, destacando al dúo violero compuesto por Baltasar Comotto y Gaspar Benegas. Sin llegar a ser una obra sinfónica, cada uno de los temas mantiene un hilo conductor entre la letra y la música, y su poesía sigue siendo igual de críptica, pero un poco menos oscura. El cielo, las aves, Internet, las supersticiones, algo de suerte e historias de vida son los ejes temáticos de sus letras.

Algunas fórmulas de sus discos anteriores parecen repetirse: los solos de Comotto y Benegas siguen siendo un punto alto en el desarrollo del disco (los de “Las supersticiones traen mala suerte y de “Cada pequeña muerte son claras muestras). Hay también tempos más veloces, como predominaban en su segundo álbum; nuevamente se oyen reproches a un supuesto enemigo, como sucedía en El perfume de la Tempestad, y que ahora están plasmados en el tema “Un par de fantasmas”; la canción que incluye la frase del título, “Chau Mohicano”, lleva la misma potencia que “Flight 956, aquella canción de “Porco Rex” que se convirtió en un clásico infaltable de los shows de Solari.

El tema que abre el disco, “A los pájaros que cantan sobre las selvas de Internet”, hace una clara alusión a las redes sociales, en donde el Indio parece reprochar el discurso simplista y crítico que se da en el anonimato detrás de un teclado, a través de Internet y las redes sociales (estos pajaritos como referencia a Twitter). Hay también canciones de desamor que funcionan mejor que aquellas de pseudo peleas. “A la luz de la lunasuena un poco más a los Redondos, y remite a esos rocanroles de bar antro e historias de “minitas” que el Indio bien sabe retratar. O Había una vez, uno de los temas más atrayentes del disco, con frases que, seguramente, más de un tatuador se va a cansar de escribir sobre las pieles de hombres y mujeres abandonados.

Con este último disco Solari escribe una nueva página de su carrera solista, que, aunque no descolla, merece ser escuchada con atención para atesorar esos pequeños detalles que se encuentran principalmente en su poesía. “Sigo siendo el mismo de siempre y te aburre mi voz”, canta el Indio en este disco. Sí, sigue siendo el mismo de siempre; ése que quizás no ha logrado despegar del todo de Patricio Rey, y que hace que el grito “que se vuelvan a juntar” no se abandone. Pero indudablemente, y a juzgar por el revuelo que sigue causando Solari en la actualidad, aún no aburre su voz.
Nombre
Email
Comentario