Búsqueda
críticas
Latinoamérica le pone el cuerpo a la imagen
Aquí nos vemos. Muestra fotográfica colectiva, curaduría de Adriana Lestido, Juan Travnik y Gabriel Díaz, en el Centro Cultural Kirchner, Sarmiento 151.
 
A quien visita el Centro Cultural Néstor Kirchner por primera vez le sorprenderá que la sala La Gran  Lámpara, donde está montada la muestra fotográfica Aquí nos vemos, presenta un espacio interior que poco parece coincidir con su aspecto exterior, cuasi futurista. Cuando apenas se está ingresando a ese gran cubo suspendido en el aire, que a medida que transita el tiempo va a cambiando de color, de alguna manera uno se siente parte de una gran película de ciencia ficción, efecto que se ve  rápidamente interrumpido una vez que el espectador se encuentra dentro de la caja.
 
Ahí el panorama se presenta bastante desolador, devolviendo el espacio una visión de paredes blancas prolijamente pintadas y de pisos de  madera color caoba que dan un aspecto bastante formal a la sala. Luego de la primera desilusión de encontrarse con un espacio de exposición común y corriente (efecto que ocurre por el choque de querer conocer y sentirse dentro “de esa caja lumínica”) el panorama cambia y la lámpara de la ilusión vuelve a prenderse al encontrar las paredes revestidas de diversas fotografías que funcionan cual mapa gigante por esta vasta y compleja Latinoamérica en imágenes.
 
Una rapsodia de fotografías totalmente diversas, pero que en su estructuración parecen construir una gran obra unificada es la apuesta fuerte del Centro Cultural Néstor Kirchner, que decide presentar la atinada decisión de no sólo destinar una sala más que importante netamente a la fotografía, sino que también busca englobar visiones tan diversas bajo el concepto de Latinoamérica.
 
¿Qué es esta Latinoamérica en imágenes? Son  registros auto-referenciales, retratos de paisanos, fotografía documental, piezas gigantescas que al igual que rompecabezas son construidas por pequeños detalles aislados. Es Brasil, Argentina, Bolivia, Cuba, que en sus inmensas diferencias demuestran que la piel compartida dibuja un mismo recorrido… el de un territorio lleno de colores y contradicciones, de belleza y miseria por igual.
 
Dentro de este extenso mar de imágenes en el que hay que reconocer el laborioso trabajo curatorial de  Adriana Lestido, Juan Travnik y Gabriel Díaz que logran otorgarle una especie de hilo narrativo a la muestra, se encuentranfiguras destacadas del ámbito local, como lo es el archi-conocido Marcos López y quizás no tan popular en país pero si en el exterior, el maravilloso fotógrafo guatemalteco Luis González Palma, quien con sus Retratos del desasosiego parece interpelar al espectador no sólo desde la sencillez de una simple mirada, sino con la visión siempre desestructurada del montaje que parece decir que esto es una fotografía y algo más.
 
Una vez que vez que uno se termina de  empapar de esta Latinoamérica construida por rostros, ciudades, pieles curtidas por el sol, y fragmentos que funcionan como recuerdos desenfocados, uno vuelve salir al exterior y piensa que lo que se encuentra  dentro de la sala es igual o más maravilloso que lo que promete el aspecto exterior de “La Gran Lámpara”.
Nombre
Email
Comentario