Búsqueda
críticas
Amores que duelen
Lejos de ella (Shan he gu ren). Dirigida por Jia Zhangke. Con  Zijian, Jinsheng Zhang YiLiang Jin Dong Zhao Taio.
 
Desde su ópera prima Xiao Wu (una de las revelaciones del Bafici de 1999), Jia Zhang-ke se convirtió en el director más audaz, contestatario y brillante del cine chino, ganador del  de premios como León de Oro en el Festival de Venecia, y  al mejor guión en Cannes. Casi 17 años después del debut de su primer filme se estrena en los cines argentinos su octavo largometraje de ficción, Lejos de ella, que es también el más ambicioso de su carrera.
 
Este film narra una larga historia de amor que trata sobre las relaciones y el  paso del tiempo, donde la temporalidad se muestra como un monstruo que devora todo lo que tiene delante y parte del desafío de los personajes es luchar contra los estragos que este monstruo les provoca. Dentro de un marco donde la economía influencia todos los escenarios que se exhiben, los protagonistas fusionan sus problemáticas sentimentales con la realidad económica. La película oscila entre momentos de crudeza absoluta y situaciones de extrema tristeza, logrando como resultado final un filme digno del género dramático que por su belleza visual y la simpleza de su relato invita al espectador a sumergirse en este universo oriental fascinante.
 
La historia está contada en tres etapas: la primera transcurre en el año 1999 en donde Tao, la protagonista, debe elegir entre el amor de dos de sus mejores amigos de la infancia. Tao  finalmente hace su elección, se casa y tiene un hijo al que llaman Dólar. La segunda etapa transcurre en el año 2014, el matrimonio se separa, en esta etapa se narra el complicado vinculo que Tao tiene con su ex y su hijo. Finalmente, la última etapa transcurre en el año 2025, Dólar se muda a Australia, prácticamente no habla una palabra de chino por lo que la comunicación con su padre se vuelve casi imposible, sus orígenes y la ausencia de su madre le pesan cada vez más, una persona casualmente se interpondrá en su camino y le hará notar que si se anima puede cambiar su vida.
 
En Lejos de ella es interesante destacar la labor de la dirección de arte y del sonido;  es notable como se  logra representar la temporalidad  utilizando recursos pregnantes: la vestimenta, los colores, la música, ciertos escenarios que se repiten. El filme remite por momentos a aquella hermosa película de Wong Kar Wai Con ánimo de amar, donde también el tiempo tenía un rol protagonista a través de la vestimenta,  la música y ciertas locaciones que se repetían, es decir, esa nostalgia que ciertos directores orientales saben transmitir a través de elementos visuales o sonoros y que no dependen necesariamente de la palabra hablada. Hay una clara búsqueda, desde la fotografía,  de mostrar a China desde adentro, con planos generales que no mezquinan detalles, escenas de festividades, ritos, canticos. Todo se muestra con colores vivos y aún los escenarios más desolados están dotados de cierta belleza melancólica. La fotografía y la música se fusionan en forma coherente para generar climas que emocionan. Hay dedicación en las escenas donde se muestran las costumbres de un país que se encuentra en desarrollo constante, y  desde el relato se advierte el juego que refleja lo ritual versus lo moderno. Hay  largos silencios que no incomodan, sino que sirven de soporte para generar estos climas de desolación constante, silencios que hasta son casi necesarios para que el espectador tome aire de ciertas situaciones que el film refleja.
 
Pareciera ser que el leitmotiv temático de esta película es mostrar que las decisiones que se toman en la vida más de una vez implican arrepentimiento y pérdida, pero, así y todo, cada uno es dueño de su destino y tiene la capacidad de poder revertirlo. El film transmite una idea que crece a lo largo del relato y que se re significa en el final; las relaciones y situaciones de la vida están atravesadas por el dolor, que se camufla de felicidad en ciertos momentos pero que no deja de ser dolor al fin. 
Nombre
Email
Comentario