Búsqueda
críticas
Un viaje directo a la luna

A moon Shaped Pool, de Radiohead. Thom York: voz y pianos, Jhonny Greenwood: guitarras, pianos y arreglos de cuerdas, Colin Greenwood: bajo eléctrico, Phil Selway: batería, Ed O`Brien: guitarras y efectos, XL records, 2016. 

Si algo puede esperarse de Radiohead es que justamente ellos siempre  se mantuvieron lejos de lo esperable, ya sea por parte de sus seguidores o de los grandes sellos discográficos. Y esta vez  el quinteto oriundo de Oxford vuelve a tomar por sorpresa a sus expectantes fans con el lanzamiento de su trabajo  más reciente,  A Moon Shaped Pool.

 Este es un disco que aparece en el medio de una innovadora estrategia publicitaria, con la cual la banda decide sin previo aviso desaparecer de las redes sociales dejando atónitos  a miles de  seguidores que comenzaron a ver  con desesperación como a medida que pasaban las horas la página oficial  comenzaba a bajar su opacidad, hasta llegar a desaparecer. Algo que ocurrió de manera solo momentánea ya que tan solo 24 horas después  no sólo la página se reactivó, sino que por arte de magia apareció en ella su primer  corte difusión  con el videoclip de “Burn the wich”. Y con él, la felicidad de sus tan devotos fans ante la expectativa del nuevo álbum de la ya mítica banda, que  con cada  trabajo nuevo, más allá de las distintas variaciones que otorgan, no dejan de profundizar el desarrollo de un sonido único e incomparable, que ya es una marca registrada, y que solo podría ser definida como Radiohead.

Este último trabajo discográfico se coloca muy lejos de su antecesor The King of Limbs, que se destaca especialmente por la utilización constante de bases electrónicas y baterías. Si bien en este disco no terminan de desaparecer, se encuentran mucho más solapadas teniendo predominancia fundamental los planos de pianos y cuerdas, con la utilización de la Orquesta Contemporánea de Londres  bajo la dirección de  Hugh Brunt y del guitarrista de la banda, Jhonny Greenwood.

No es casualidad que el tema elegido para presentar este viaje por su particular sonido sea “Burn the wich”, una canción con una potente presencia de violines que en su conjunto de bases electrónicas emulan el sonido de guitarras y, que sumada a la característica voz de Thom Yorke,  le da el giro quizás más rockero a todo el álbum. Por otra parte,  a medida que pasan los tracks  se adquiere progresivamente un tono cada vez más íntimo, con melodías sutiles y momentos musicales de gran despliegue. Cada tema si bien está embestido de esa misma tonalidad introspectiva, se van alternando entre canciones de tiempos más ligeros y recargados, donde se apoya en los sonidos de batería y guitarra hasta incluso jugar con ritmos de bossa nova, a  otros donde muchas veces la voz de Yorke desaparece en segmentos del desarrollo musical  casi exclusivamente de piano.

Algo a destacar de A Moon Shaped Pool es que cuenta con pocas canciones inéditas. Muchas de ellas son reversiones de temas que quedaron fuera de trabajos anteriores y que ahora aparecen potenciados en este disco gracias a la habilidad  con que los músicos logran, con tan solo algunas variaciones, reponer un tema viejo como si fuera algo totalmente nuevo.

Dentro de los temas inéditos hay que destacar a “Daydreaming”  como uno de granbelleza excepcional, una canción que, sin llegar a ser oscura, cala hondo a quien la escucha. La presencia casi única de piano,  en donde la voz de Yorke se va intercalando en los momentos propicios para potenciar esa profundidad, también sabe dar lugar a la evolución de la melodía que parece por momentos funcionar como una caja musical y alcanza el tema un clima fascinante.

En resumen, con  A Moon Shaped Pool,  Radiohead vuelve a traer un flamante disco a las manos de sus fans que no deja de brindar  su característica sofisticación musical, pero que no termina de sorprender por algunos aspectos muy parecidos a trabajos anteriores. Disco que podría llegar a ser un buen comienzo para el público que quiera iniciarse en el sonido particular de la banda, ya que se podría encontrar en este álbum una síntesis de todas las variantes de Radiohead a través de los años. De todas maneras tanto para el oyente experimentado con la música de este quinteto como para quien no lo es,  esta banda con cada  trabajo nuevo siempre otorga un momento de disfrute musical único y de gran calidad.

Nombre
Email
Comentario