Búsqueda
críticas
Infancia eterna
 Proyecto Florida (The Florida Project. Estados Unidos, 2017). Dirección: Sean Baker. Guion: Sean Baker y Chris Bergoch. Intérpretes: Brooklynn Prince, Bria Vinaite, Willem Dafoe y Valeria Cotto. Música: Matthew Hearon-Smith. Fotografía: Alexis Zabé. Duración: 115 minutos. 
 

El director y guionista Sean Baker muestra en su nueva obra la marginalidad que rodea al imperio del mercado emocional llamado Disney World. En Proyecto Florida nos adentramos en las aventuras de Moonee (Brooklynn Prince), una niña de seis años que vive en The Magic Castle, un económico motel, ubicado en la periferia del parque de atracciones más anhelado por niños y adultos. El film nos ofrece, como si se tratase de un documental, fragmentos de las vacaciones de una niña que disfruta con sus amigos de escabullirse por edificios abandonados, ver televisión a cualquier hora del día, escupir los parabrisas de los autos de sus vecinos y comer helado en los calurosos días de un verano que parece interminable.

Baker y el director de fotografía Alexis Zabé logran una estética muy cuidada. Trabajan con colores vibrantes (típicos de Florida) que se aprecian en cada plano general de The Magic Castle, cuyas paredes desgastadas están cubiertas con capas de pintura de tonos rosas. Desde una mirada infantil, lograda por Baker ubicando la cámara a la altura de los ojos de la protagonista, somos cómplices de las travesuras de Moonee y compartimos con sus amigos un mundo cubierto de inocencia. Pero cuando la mirada de los niños se detiene en el mundo de los adultos podemos percibir las amenazas que los rodean. Halley (Bria Vinaite), la madre de Moonee, es una joven que ama a su hija, pero no puede brindarle la seguridad de un hogar. Recurre a la prostitución y a estafas económicas para conseguir dinero, llevando desconocidos a la habitación del motel donde vive, poniendo en peligro su vida y la de su hija. Es una mujer caprichosa y despreocupada, prisionera de su falta de cultura y educación, que vive sumida en los apremios de su complejo presente inmediato. A Halley no le interesa victimizarse; a pesar de ser una marginada, es una persona alegre que tiene amor a la vida. Quiere permanecer alejada de las obligaciones y reglas del mundo adulto participando en los juegos de los niños.

Bobby, el gerente del motel, interpretado por Willem Dafoe es quien cuida de los niños. Siempre atento a los peligros que los rodean, un hombre sensato y un gran modelo de paciencia. Es capaz de alejar a un anciano pederasta y espeluznante de los alrededores del motel, como de cubrirle los pechos a una transexual para que los niños no la vean hacer topless (escena que desencadena un momento cómico, mientras Moonee y sus amigos gritan desde lejos: “bobby boobies”). Bobby es el personaje más gentil del film y se consagra como el guardián de The Magic Castle y de sus inquilinos. Pero gracias a información que se presenta de forma sutil, en el entramado de diversas historias de vida, también se lo muestra como un hombre que no puede mantener una buena relación con su hijo y ex esposa. Cansado y solitario, solo encuentra momentos de tranquilidad cuando fuma un cigarrillo mirando el atardecer.

La llegada de Jancey (Valeria Cotto) a un motel cercano a The Magic Castle dará lugar a nuevas aventuras junto a Moonee. Jancey y su abuela permanecen en una habitación del motel Future Inn porque la madre de la niña las ha abandonado. Durante el transcurso de la historia Jancey lentamente comienza a sentir empatía hacia su nueva amiga, como también a perder timidez y la angustia en su rostro. Es por esta razón que se genera una fuerte conexión entre estas dos niñas. En el final, cuando las dificultades acechan, Jancey toma de la mano a  Moonee  y escapan juntas hacia una última aventura en el reino mágico donde la infancia es eterna.

Nombre
Email
Comentario