Búsqueda
artículos
Desde lo sensible hacia lo cognoscible

La educación en movimiento (Argentina, 2017). Dirección y guión: Malena Noguer y Martin Ferrari. Fotografía: Malena Noguer. Animación: Maxi Bearzi.

Esta realización documental de Malena Noguer y Martín Ferrari registra propuestas educativas emergentes y alternativas a lo largo de distintos países latinoamericanos. Desde diversos proyectos en Argentina, Colombia, Brasil, Bolivia yEcuador, surgen replanteamientos sobre la construcción de conocimientos y formas pedagógicas, a partir de la pertenencia a una determinada comunidad.Los grupos de pobladores −zonas campesinas en su mayoría−  plantean la necesidad de un cambio de paradigma educativo y proponen acciones concretas desde su singularidad y especificidad territorial. La forma de proceder es por medio de la auto-organización. Reivindicando sus saberes, conocimientos, filosofías, cosmovisiones, sentidos, lenguajes y significados acerca de su propio mundo, los protagonistas deciden educar a su manera a sus descendientes, con sus propias estrategias y metodologías.

En concordancia con una concepción singular de la existencia, el relato se ancla sobre pequeñas historias contadas desde el hacer cotidiano de los actores sociales. Se muestran hombres y mujeres, jóvenes y adultos, comprometidos con su propia e íntima −y no por eso menor− visión del significado de su mundo social y del medio ambiente. El vocero es uno más de entre todos, emerge del grupo destacándose casi sin quererlo.Una mujer ecuatoriana, madre y abuela, que decide ir al colegio por primera vez para aprender a leer o tomar clases de danza contemporánea para “poder mirar a la gente a los ojos” nos apela desde la empatía y la conmoción. Las historias mínimas intentan hablar de la potencia que surge de la confluencia entre una organización desde las bases sumada a la voluntad de los sujetos.

Por momentos, ciertas historias de vida pecan de sentimentalismo con tomas largas en primeros planos y extensas narraciones personales. Abunda también la estética costumbrista: de cada región se intenta montar un universo de imágenes y sonidos con paisajes y músicas típicas que nos trasladen al lugar en donde se emplaza la narración. Resulta difícil no pensar en el ojo que ve, selecciona, edita y recorta la “realidad”. Las voces de los protagonistas parecen responder a una apelación. Entonces, ¿las preguntas ya fueron formuladas? ¿En qué momento? Alejándose de la propuesta movilizadora del documental, la cámara es siempre pasiva, solo deja hablar e intenta invisibilizarse.

Pese a esto, concentrarse en algunas ingenuas decisiones estilísticas de encuadre o montaje narrativo es restarle importancia a una temática fuerte y bastante preocupante como las luchas por la tierra, la autonomía del conocimiento, el acceso a los derechos básicos, los latifundios e intereses de grandes empresas y “muchos compañeros muertos”. Sabemos que se muestra un momento de paz en una zona de constante conflicto. Resalta así el campesinado atravesado por el feminismo emergente, cuestión interesante  −ya que si de educación se trata− recordemos que desde nuestras universidades “dueñas del saber” casi nunca se estudia el rol del campesinado en las transformaciones sociales históricas. Es una fuerza que viene siendo opacada por la modernidad urbano neurótica que gira sobre sí misma.En esta misma línea, el caso boliviano es ejemplar, muestra una universidad que forma científicos que no están “separados” de su comunidad, que no olvidan su tierra, abre la posibilidad de construcción de una ciencia no escindida de la humanidad.Nos hallamos frente a un contenido de difícil aprehensión y las formas de abarcarlo sonmúltiples, este documental es solo una de ellas.

Con propios giros estéticos, los realizadores se reconocen como uno más de los tantos trabajadores que llevan el hilo de la historia ya que su propia realidad no está tan distante de lo filmado. A diferencia del “saber” autoritario que fija sin más los conocimientos  y paraliza el diálogo deconstructivo, generador de preguntas, este documental plantea una relación de mutua transferencia e identificación. El espectador se halla a sí mismo en la voz del otro y viceversa; los protagonistas, dispuestos a proyectarse sobre el público desde su sensibilidad y vivencias, dejan entrever lo que nos mueve: ese centro de deseos y saberes vibrando al interior de cada uno de nosotros.

Nombre
Email
Comentario