Búsqueda
críticas
Je ne suis pas un homme facile: un mundo de clitócratas vs masculistas
No soy un hombre fácil (Francia, 2018). Dirección: Eléonore Pourriat. Guión: Ariane Fert y Eléonore Pourriat. Con Vicent Elbaz, Sophie Ferdane, Pierre Benezit, Blanche Gardin, Moon Dally. 

 
                                                                                                   
¿Es posible imaginar un mundo en el que los hombres usen cartera, micro shorts y push up, tomen licencia por paternidad, se depilen y se dediquen a ser amos de casa, niñeros o secretarios? ¿Y en el que las mujeres manejan autos deportivos, vivan libre su sexualidad, usen condón, no conozcan la opresión de la ropa interior ni los chiflidos al pasar y ocupen altos cargos políticos?
Para la cineasta francesa Eléonore Pourriat este universo era imaginable hace tiempo. En 2010 había publicado Majorité Opprimée, un corto, disponible en youtube, que muestra no sólo la más cruda violencia de género sino también la indiferencia conyugal que sufre un hombre común tras ser abusado sexualmente en la calle (“por vestir una bermuda que muestra sus rodillas y llevar desabotonada la chomba”, claro).
Este año Pourriat redobla la apuesta en un largometraje, disponible en Netflix, que elige como protagonista a un amigo del hombre oprimido en el corto anterior. Damien (Vincent Elbaz) un machirulo sin remedio, conoce a Alex (Marie-Sophie Ferdane), en este (nuestro) mundo la secretaria de Christophe (Pierre Benezit) su amigo escritor. Damien tratará de seducir a Alex inútilmente, sin embargo, en su rechazo ella le dará la llave para acceder a un universo paralelo.
Tras un golpe en la cabeza --ocasionado por su distracción tras piropear chicas-- Damien despierta en una sociedad, dominada por las mujeres, en la que sentirá el abuso y la violencia en su propia piel. La piel será un factor central en la película: pieles expuestas, ocultas, depiladas, violentadas, controladas, acariciadas, dominadas, decoradas. Es que, en definitiva, como ha sostenido la directora respecto de su trabajo anterior, ponerse en lugar del otro nunca es fácil, mucho menos cuando se trata de comprender el terror y la violencia a la que están habituadas las mujeres. Fue esa dificultad la que alentó a realizar estas dos producciones cinematográficas.
El filme trabaja sobre todos los clichés del machismo, desde los más mínimo gestos de las mujeres devenidas en clitócratas (sobresaliente actuación de Marie-Sophie Ferdane, e interesante exploración de su costado andrógino) hasta las escenas televisivas que se cuelan en la película. Pero también se ocupa de poner en primer plano los lugares comunes de lo que culturalmente se considera femenino, masculino, romántico, sensual, sexual e, inclusive, natural. El cuestionamiento sobre la manipulación y dominación de los cuerpos (probablemente legados foucalteanos) estará latente en toda la película, pero será trabajo de cada espectadora y espectador desandar el camino.
A diferencia de los recursos retóricos del corto anterior: directo, serio y sin vueltas, Pourriat elige para este largometraje el humor y la típica ironía francesa. De este modo, Je ne suis pas un homme facile subvierte el género película romántica para exponer, en diferentes niveles, los resultados de la naturalización la desigualdad entre los sexos, puesta en evidencia en tragicómicas situaciones en las que los hombres, por ejemplo, narran abusos sexuales sufridos con sus parejas como si se tratara de experiencias tan habituales que el machirulo protagonista se indigna tanto que termina uniéndose a su amigo y afiliándose al movimiento mascullaste.
Esta película, cuyo contenido se come a la forma --ya que la temática está tan presente que poco importa la retórica cuasi televisiva, sus escasas escenas en las que pueden destacarse la fotográfica o la sonoridad--   propone leer esta importante problemática social desde una “tercera vía, donde hombres y mujeres se apoyen mutuamente”. Tercera vía que no será desarrollada en sus 98 minutos, sino que, aparentemente, deberá ser creada por las personas de este (nuestro) mundo.  


 

Nombre
Email
Comentario